La aventura de Bruno

Deben de ser las 5 y pico de la mañana, Cristina me despierta diciendo: Creo que he roto aguas.
Me despierto de repente, hablamos un poco de cómo se encuentra. Creo que dentro de 4 o 5 horas deberíamos ir al hospital – me dice. Nos levantamos y empezamos a hacer cosas: desayunamos, chocolate, previo bañito de Cristina.

Empiezan las contracciones a ser más frecuentes, pero no son regulares, cada 10, 6, 7, 8 minutos
A eso de las 11 llegamos a Sant Pau caminando, previo dejar ropa antigua en el Punt Verd, entramos con calma, ya sabemos que el día va a ser largo.

En admisiones, nos informan de los siguientes pasos, nos registran y nos hacen ir a una sala de espera, entre 5-10 minutos llaman a Cristina, hablamos con la comadrona, que le hace una primera exploración y comprueba que ha dilatado 2 centímetros, que el cuello del útero aun no se ha borrado del todo, y corroboran que la bolsa de aguas está aparentemente rota.
Sigue leyendo